Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Foro Zona Anime
Miér Dic 26, 2012 3:20 pm por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Dom Nov 25, 2012 4:39 pm por Invitado

» Subete || Afiliacion Normal
Sáb Ago 04, 2012 2:05 pm por Invitado

» Reglamento del Foro.
Miér Ago 01, 2012 10:10 pm por Himeko

» Tsumi no Island
Dom Mar 25, 2012 5:39 am por Invitado

» Petición Vivienda [Solo para Amos]
Mar Mar 20, 2012 5:53 pm por Damian Grey

» St. Lucia & St. Marcus Academy (Elite)
Mar Mar 20, 2012 10:35 am por Invitado

» Eien no Haru
Dom Mar 18, 2012 2:47 pm por Invitado

» Shaevin
Dom Mar 18, 2012 7:12 am por Shaevin


Barnaby Brooks.

Ir abajo

Barnaby Brooks.

Mensaje por Barnaby Brooks el Jue Dic 29, 2011 5:33 am

be aware of the devil.



BARNABY BROOKS.
( BUNNY; BROOKS )
20 AÑOS. 150 REALES;
HOMBRE. HOMOSEXUAL. { SUKE }
DEMONIO.
ESCLAVO REBELDE;


Descripción física:

– Barnaby es lo que se podría clasificar con términos generales como un hombre ‘atractivo’, un hombre que llama la atención allí por donde pasa, de manera rotundamente positiva. Ronda 1.80 m de altura que está en completa proporción con su peso (aprox. 65 kg). Es de complexión delgada, y esto puede hacer creer en ocasiones que se trata de un hombre débil o carente de fuerza, cuando esa afirmación es totalmente errónea.

– Su rostro, hermoso a primera vista y con unas facciones perfectas. De largos cabellos rubios que descansan sobre sus hombros, voluminosos y elegantes, cuyas puntas se ondean con gracilidad hacia el exterior, dándole un aspecto juvenil; el tono pálido de sus cabellos resalta de un modo casi angelical la palidez de su piel: carente de imperfecciones, cremosa, de un blanco porcelanizado lejano a parecer enfermizo, sino que roza el límite de lo dulce. De textura sumamente lisa y tersa, esto se puede comprobar con un simple roce –aunque para esto deberías conseguir que te permitiese tocarlo-. Sus ojos son grandes y rasgados y están delimitados por gruesas y hermosas pestañas de un color negro intenso que destacan el color verde esmeralda de sus irises. Nariz fina y estilizada, ligeramente apuntada, en proporción a todo su rostro. El grosor de sus labios se encuentra en el límite entre lo fino y lo grueso, siendo estos agradables al tacto y de un color rosado muy suave.

– Cuerpo envidiable, sin más. Extremidades largas y contorneadas al igual que su cuerpo, tenuemente marcado gracias a su ejercicio físico, pero sin sobrepasarse. De hombros y espalda finos, sus brazos desembocan en dos manos finas y esbeltas, sus dedos a menudo son caracterizados como ‘de pianista’: largos y finos, muy suaves y elegantes. Cintura estrecha, caderas bien marcadas que desembocan en dos largas y bien torneadas piernas. Una figura masculina que, en definitiva, no pierde los rasgos suaves y en cierto modo femeninos que lo hacen lucir tan apetecible.

– ¿Su estilo de vestir? Lo más casual posible. Nunca sale de su estilo fijado de camisetas en tonos oscuros y chaquetas de cuero, pantalones vaqueros y zapatos. A pesar de todo tiene un hondo sentido de la moda y se preocupa mucho por su aspecto, por lo que siempre intenta combinar su vestimenta de la mejor forma posible e ir perfectamente arreglado.


Descripción psicológica:

– Un ángel. Eso es lo que pensaría cualquiera al ver a Barnaby… Un ángel. Uno como nunca nadie ha visto. De rostro sereno, una constante mueca neutral que armoniza con su pose elegante y sus formas sutiles y gráciles, una mueca ilegible. Con gestos despreocupados y serenos, realmente se asemeja con la criatura más pura y tranquila que podría habitar en este podrido mundo. Si no fuese por su par de majestuosas alas negras y por ese extraño ‘veneno’ que irradia con cada palabra que sale de sus infernales labios, realmente pasaría por un ser puro. Pero está realmente lejos de ser uno de ellos.

– ¿Cómo describir a Brooks? Es… malvado, sí. Es un demonio, al fin y al cabo. Sabe de sobra que su apariencia puede servirle para conseguir lo que quiere y más de una vez ha utilizado ese hecho a favor suyo. Realmente, todo lo que hace lo hace pensando en su propio beneficio. Es una persona que carece de la suficiente sensibilidad como para preocuparse de alguien más que él, y que utiliza a todos cuantos tiene a su alrededor simplemente para conseguir lo que quiere. Es realmente un demonio ambicioso, puede tenerlo todo y aún así siempre va a querer más. Algo que destaca en él es su actitud caprichosa llevada hasta un punto infantil: no soporta carecer de algo que alguien más tiene, simplemente porque no quiere sentirse inferior.

– Carece de humanidad y de ética para sentir culpabilidad por sus malos actos. Es bastante tétrico en este aspecto, puesto que no es raro que mantenga su elegante sonrisa tatuada en su rostro mientras está pateando la cabeza de algún desgraciado que tuvo la mala suerte de cruzarse en su camino. Brooks siempre sigue su propia ética, sus propias normas, al fin y al cabo, siendo considerado una ‘raza inferior’ se aleja lo máximo posible de las normas impuestas por la sociedad. Él no es un esclavo ni lo será nunca; si dice que debes morir, es que debes morir. Si dice que te largues, te largas. De entre las muchas cosas que lo irritan, ser contrariado se coloca en uno de los altos puestos de esa lista, y su lado más violento podría salir a la luz si siente que sus palabras están siendo tomadas como una broma.

– Vive en un mundo donde él es el centro de todo. Si bien ya es narcisista por naturaleza, su ‘ego’ se balancea de forma peligrosa en el límite entre la cordura y la enfermedad. Para él, todos los que le rodean son simples peones que no se pueden comparar con su supremacía. Vive inmerso en su propia fantasía, una en la que cualquiera debería sentirse agradecido por tener la oportunidad de mediar palabra con él. Barnaby es un chico bastante insensible, de hecho. Nunca se le ha dado bien eso de meditar sus palabras y nunca lo hará. Y sin embargo, en lo que a hechos se refiere, es el hombre más frío y calculador que haya pisado la Tierra jamás.

– A pesar de todo, es una persona elegante, tanto en actos como en palabras. Su voz es grave, pero lo suficientemente aguda como para sonar agradable y atractiva, digna de alguien con una apariencia tan ‘dulce’ como la suya. Difícilmente puede vérsele en una actitud vulgar o brusca, y esto es lo que hace que sus arranques violentos sean tan inesperados. Es, en definitiva, una persona de la que no te puedes fiar, al menos, superficialmente.


Historia:

– Barnaby supo desde que la consciencia ocupó un lugar en su mente que nada sería fácil para él. A pesar de que sus padres mantenían la esperanza de que su preciado hijo viviría su infancia lejos de la cruel realidad a la que se enfrentaban, quizá nunca llegaron a imaginarse que su pequeño demonio estaría dotado de un intelecto muy superior al que jamás se habrían imaginado, suficiente como para poder atar cabos y enterarse de todo lo que parecían cuchichear por las esquinas de la gran mansión que habitaban.

– Era consciente de que no era una súbita coincidencia que su mansión se hallase interna en las profundidades de un bosque a las afueras de la ciudad, sin nadie alrededor, sin vida humana que pudiese observarlos. Eran los sirvientes los que iban a la ciudad a hacer compras, Barnaby nunca había pisado un colegio público donde poder relacionarse con más gente de su edad. Los años siguieron pasando, y su madurez empezó a crecer al mismo tiempo que su cuerpo. El demonio de cabellos dorados poseía una fuerza devastadora que lo convertía en algo más que un humano, y sus colmillos ensombrecían su sonrisa cada vez que se daba a ver. Aún así, la sed de sangre no oprimía su interior cada cierto tiempo, como sabía que les ocurría a los comunes poseedores de ese par de afilados colmillos. Él no era un vampiro, y eso no lo favorecía en absoluto.

– Los años pasaban, y llegó un momento en que el crecimiento de su madurez psicológica superó a una apariencia física que se estancó en la de un joven de aproximadamente dos décadas, a pesar de que el tiempo no se había detenido. Brooks empezó a ser realmente consciente de la situación que vivía, donde no podía salir a la calle sin el ‘temor’ de ser capturado por aquellos que lo habían convertido en una raza inferior. Aquel simple pensamiento hacía hervir su sangre. Aunque, realmente, no le hizo falta salir de su mansión para que el destino llamase a su puerta. Fue aquel intenso olor a hierba quemada y el calor que lo obligó a despertarse en mitad de la noche empapado en sudor el que lo alertó de que algo cambiaría en aquel día de invierno.

– ¿Qué fue lo primero que sus ojos captaron nada más despertar? Fuego. Llamas, la ardiente violencia de un mar de llamas devorando cada uno de sus muebles y sus recuerdos. Apenas tuvo tiempo de levantarse de un salto de su gran cama antes de que el dosel se le viniese encima en medio de un estruendo, consumido por las llamas. Salió de su habitación a toda prisa, esquivando las llamas, buscando una voz, una señal… pero en aquella residencia él era el único que seguía con vida. Lo comprobó cuando la imagen de los cuerpos inertes de sus padres, carbonizados sobre su cama, lo sorprendió nada más abrir la puerta de su habitación.

– Y no vio nada más. Tan solo una sombra detrás de sí mismo, y un golpe que lo hizo caer inconsciente.

– Él que siempre se quejaba de no haber visitado nunca la ciudad, nunca había imaginado que su primera visita sería en aquellas condiciones. Con las manos y los pies inmovilizadas con grilletes de metal, los ojos vendados y una extraña mordaza que le impedía hablar. Se despertó, confuso y dolorido, en medio del trayecto, y le bastó escuchar las palabras de los hombres que conducían aquel vehículo para saberse capturado. Esclavo. Habían pronunciado la palabra prohibida. Espero conseguir una buena recompensa por este nuevo esclavo. Parece que será uno bien demandado. Incluso yo lo compraría. No lo vio, pero aquella asquerosa sensación que recorrió su cuerpo le confirmó que la mirada de aquel hombre estaba fija en su cuerpo, observándolo.

– No tardó en ser llevado a ese lugar conocido como ‘Prisión de Esclavos’. Primero, compartiendo celda con otros en su misma situación. Más tarde, siendo aislado para evitar que siguiese matando a los suyos. Permanecía día y noche sentado en el suelo de aquel frío lugar, siendo custodiado por dos guardias las 24 horas del día. Pero llegó un momento en que dijo basta. No tardó en sacar a la luz esa vena cruel y traidora que se vio obligado a desarrollar, encontrándose en esa situación. Se arrimó a la puerta de la celda, hizo uso de su abundante labia, de su encanto físico, para atraer a aquellos que lo custodiaban. Les ofreció un cuerpo joven y atractivo para ser devorado y utilizado sin límites… “Ya no tenía nada que perder.” Y los guardias sucumbieron a la tentación de aquel demonio enmascarado. Aquellos pasos que resonaron vacíos dentro de su celda fueron los últimos que dieron en sus vidas. Brooks se hizo paso con tranquilidad entre sus cuerpos inertes, que yacían en el suelo entre charcos de sangre que lentamente se iban haciendo mayores, y emprendió un silencioso camino hacia la libertad. Estaba empeñado en cambiarlo todo, en conseguir un mundo más igualitario, en volver a ponerlo todo como estaba antes de que aquella raza maldita los dominase a todos.

– Y un deseo de un demonio ambicioso no desaparece hasta ser cumplido.


Datos extra:

{ Gustos }
– La noche. Le encanta pasear por cualquier lugar y poder disfrutar del cielo nocturno.
– El silencio. Es un amante de la tranquilidad y los lugares poco concurridos; solitario, sin más.
– Él mismo. Qué más decir.
– Leer. Un buen libro supera cualquier charla sin sentido.
– La electrónica. Fanático de todo aquello relacionado con la informática, sobre todo.
– El café. Es uno de sus grandes vicios.

{ Disgustos }
– La luz en exceso. Los lugares demasiado iluminados lo irritan en demasía.
– El ruido. Suele alejarse de las aglomeraciones y de los lugares demasiado concurridos.
– Los vampiros. Los detesta por encima de cualquier otra cosa.
– La gente con un nivel de madurez nulo.
– Que se refieran a él como ‘Bunny’. Nunca ha aprobado ese mote y nunca lo hará.
– Sentirse infravalorado por no pertenecer a la raza vampírica.

{ Extras }
– Lleva una placa dorada en su cuello con su nombre grabado. Tócala y eres hombre muerto.
– Aproximadamente el 90% de todo lo que diga será de un modo sarcástico o burlón.
– No soporta perder. Tiene un mal perder que sobrepasa el límite de la locura.
– Cree firmemente en la superioridad del intelecto sobre lo físico.
– Se aburre de las cosas con una facilidad impresionante.
– Puede mostrar u ocultar su par de alas negras a su antojo.
– Nunca ha enfermado. Sin embargo, respirar el humo del tabaco le provoca arcadas.
– Es un maníaco de la limpieza y el orden.


Físico:


Anime/Manga o Videojuego al que pertenece:
– Tiger & Bunny

Nombre Real:
– Barnaby Brooks Jr.

Imágenes:
Spoiler:


Los fuertes viven; los débiles piden vivir.




Última edición por Barnaby Brooks el Vie Dic 30, 2011 9:43 am, editado 2 veces
avatar
Barnaby Brooks
Esclavo Rebelde
Esclavo Rebelde

Masculino Homosexual
Mensajes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barnaby Brooks.

Mensaje por Angela A. Lemarks el Jue Dic 29, 2011 11:17 am

Postea a continuación cuando hayas terminado ~


avatar
Angela A. Lemarks
Vampiro [Amo] [Webmaster]
Vampiro [Amo] [Webmaster]

Femenino Bisexual
Mensajes : 200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barnaby Brooks.

Mensaje por Barnaby Brooks el Vie Dic 30, 2011 9:43 am

Finalmente, está listo ~
avatar
Barnaby Brooks
Esclavo Rebelde
Esclavo Rebelde

Masculino Homosexual
Mensajes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barnaby Brooks.

Mensaje por Angela A. Lemarks el Sáb Dic 31, 2011 11:40 am

Ficha Aceptada.
Bienvenido al Foro.
Gracias por Registrarte ~


avatar
Angela A. Lemarks
Vampiro [Amo] [Webmaster]
Vampiro [Amo] [Webmaster]

Femenino Bisexual
Mensajes : 200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barnaby Brooks.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.